martes, 12 de noviembre de 2013

La Hispanidad


Año de 1492. Los Reyes Católicos concluyen la Reconquista con la toma de Granada, Antonio de Nebrija publica la primera gramática de una lengua romance y el almirante Colón, en uno de los hechos más importantes de la historia universal, avista por primera vez la costa americana. Lo que seguirá constituye una de las más grandes gestas que haya realizado un pueblo alguno: descubrir, conquistar, colonizar y organizar política y económicamente un territorio de 20 millones de kilómetros cuadrados.

Desde el primer momento los Reyes Católicos dieron carácter de empresa política y religiosa al hallazgo náutico de Colón. España se convertía en la mayor potencia del mundo y una de las principales en la historia. La empresa americana, además de la creación de un formidable imperio hispánico, posibilitó que la idea de España adquiriera carta de plena naturaleza. España desbordaría su propio territorio, sus límites geográficos naturales, para extenderse y hacerse universal. La colonización española se caracterizó, a diferencia de otras, por generar una población con altos niveles de mestizaje genético y cultural entre pueblos originarios, africanos subsaharianos y españoles. Como dijo Venancio Carro, "la cara de muchos hispanoamericanos es un documento viviente y nuestra mayor apología".


Si hubo un pueblo que cuestionó (hasta el punto de plantearse la renuncia) sus propias conquistas territoriales, ése fue el español, a través del cardenal Cisneros y de Isabel la Católica; una España que prohibió la esclavitud, que destituyó a quienes cometieron excesos y atropellos, que sin duda los hubo, y que proclamó que los indígenas tenían alma, que debían ser evangelizados, que se mezcló con ellos, que no reparó en razas ni lenguas.

Congreso de la Hispanidad (DENAES/Villacisneros) Octubre 2013


Es cierto, se contravinieron órdenes expresas de protección de la población nativa dadas por la reina Isabel y se produjeron episodios de violencia que dieron lugar a un vivo debate en España. El dominico Bartolomé de las Casas se erigió en la voz crítica contra los desmanes. Este aspecto oscuro constituirá en el futuro la piedra angular de la llamada Leyenda Negra. Crueldad, racismo y hasta genocidio serían conceptos que los enemigos de España procurarían vincular al nombre de España.

La Brevísima relación de la destrucción de las Indias, un cúmulo de despropósitos, exageraciones e inexactitudes del citado Las Casas, proveyó de munición argumental a los adversarios de España, y lo que es más grave,

produjo una explosión típicamente española de autocrítica, de carácter masoquista y casi suicida. (…) Los españoles, mientras creaban un vasto y envidiable imperio, forjaron, sin inhibiciones, armas para su propia difamación. Los holandeses e ingleses no mostraron reparo alguno en utilizarlas en su propaganda contra la poderosa España (Philip W. Powell).

Así, los relatos de Las Casas servirían de base para la literatura antiespañola, que desde todas las cancillerías europeas se traduciría con títulos cada vez más espeluznantes, y lo peor de todo, aceptados y asumidos como verdades incuestionables por los propios españoles. El hispanista francés Pierre Chaunu no hace sino confirmarnos que

las representaciones exteriores de España son también las que le han afectado más profundamente. (…) La especificidad profunda de la leyenda negra radica (…) en que esta imagen de sí misma ha afectado a España como no ha afectado ninguna otra imagen externa a cualquier otra nación.

Un estado de esquizofrenia colectiva que, en palabras de Julián Marías,

partiendo de un punto concreto –supongamos que cierto-, extiende la condenación y descalificación a todo el país a lo largo de toda su historia, incluida la futura (…) sin prescribir jamás.

Con pasmo seguimos contemplando el triste espectáculo de compatriotas como el del concejal de la localidad malagueña de Mijas que rechazaba la denominación de una calle como Avenida del Descubrimiento por sus "connotaciones políticas de ideología españolista y excluyente", que ocultan “la limpieza étnica que llevaron los españoles a cabo”.

Es por eso por lo que la Fundación Denaes y la Fundación Villacisneros celebrarán mañana y pasado el I Congreso de la Hispanidad. Para ajustar la verdad a la historia de la mano del Premio Nacional de Historia García Cárcel. Pero no solo. Expresidentes hispanoamericanos nos acompañarán para ilustrarnos sobre el legado que hoy compartimos 500 millones de hispanos, académicos de la lengua hablarán sobre la unidad y homogeneidad del idioma español en comparación con otras lenguas de comunicación internacional; serán muchos los expertos que durante los próximos días visitarán la Casa de América para recordar que esta vieja nación que hoy algunos quieren dinamitar escribió páginas imborrables de la historia universal, dejando sembrada de nombres hispanos la toponimia del planeta.

Serán días para subrayar lo mayúsculo, lo universal, y para ceñir lo minúsculo, lo aldeano, los movimientos regionalistas, a su verdadera y raquítica dimensión.

Vivimos un momento histórico idóneo para recuperar la Hispanidad con más fuerza que nunca, como un sentimiento de hermandad universal.

Reivindicamos España y con ella su mayor obra, la Hispanidad.

Santiago Abascal Conde, presidente de la Fundación Denaes.
(Artículo aparecido en Libertad Digital el 10 de octubre de 2013)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada